Mapa del sitio Quienes somos Comunquese con nosotros Newsletter

Tema Transdisciplina Ver todas las notas de esta seccin

Un intento por llegar a la Transdisciplina

Sergio Rocchietti

Nos dirijimos hacia el fin del segundo milenio, lo querramos ver o no, considerar o no, es para todos un hito ineludible. El modo en que nos modificar no podemos decidirlo. El tercer milenio est all, esperndonos, cerca. Claro est, que cada uno de nosotros puede tambin, vlidamente, preguntarse: qu tiene sto que ver con lo que hago todos los das?, qu tiene sto que ver con lo que pienso todos los das?. Cmo modifica un final de milenio lo que es mi estar en el mundo?.
Insisto en que no lo sabemos, pero tambin, insistir en el no saber quizs no sea mas que no poder mirar alrededor. No poder o no querer?. Este puede ser el punto fundamental o decisivo en lo individual para que cada uno de nosotros se atreva, no como alguien que se atreve a aceptar un desafo, sino que se atreva a aceptar una invitacin. Una invitacin a qu?, en principio al dilogo, palabra cada en desgracia en algunos crculos o devaluada por prcticas fraudulentas pero que no deja de ser aqulla con la cual se hizo el camino a travs del lenguaje. Se puede argumentar, y con razn que ese camino no nos est llevando a ningn buen lugar, plantearlo as es pensar la totalidad (la humanidad) y nuestro destino concernido en ella, acerqumonos a la singularidad ya que todo el camino es ningn camino (no es nuestra intencin discutir el concepto hegeliano de historia universal, los ojos y los odos atentos ya estarn advertidos de semejante falacia). Es con algunas palabras compartidas, con algunas intenciones entrecruzadas y con algunas labores que algn tramo ser en comn. El tiempo del encuentro es efmero y, a veces, valioso.


Para qu referirnos al final del primer milenio?. Es que ambos, el primero y el segundo, son equivalentes?. En principio no; vemos ms diferencias que similitudes. Pero miremos ms de cerca. En aquellos tiempos la religin provea el futuro, de quin esperamos hoy las revelaciones?, quin marca hoy el camino a seguir de un modo indubitable?. La respuesta es simple: la(s) ciencia(s). El parntesis grafica la operacin que anticipamos y no desarrollamos, de La ciencia a las ciencias hay un paso que no gusta de ser franqueado.
La ciencia resulta ser as planteada y por qu no?, as sentida, como una palabra inconmensurable que no nos permite ms que esperar sus revelaciones.

Cmo dar un primer paso, con nosotros, para hacer de esa palabra algo que no nos convoque a un lugar inmvil y reverente?. Recordemos que la doble vertiente de significacin -tanto latina, scientia, como griega, episteme- de la ciencia, es saber; esto ya nos indica algo.
Si hemos planteado una dimensin temporal irreductible, la finalizacin de un ciclo denominado milenio, no olvidemos que es con el fin de recordar un hito, una demarcacin que nos interroga: qu posicin ocupa en nuestra vida la ciencia? Esa ciencia que, scientia, es el nombre de un saber.

Es que toda reflexin y toda prctica va a ser llevada a cabo por su modo de plantear los problemas?. Es que hay una sla razn, la puesta en forma bajo el nombre de cientfica?.
Seamos claros, no somos partcipes del rechazo a priori. Intentamos evitar ser llevados a posiciones de dominio que, dejan afuera de ellas ms de lo que deberan. Intentamos evitar los prejuicios, -evitacin siempre parcial- en tanto lo previo que determinan, y por ello destituyen sin motivo los aportes nuevos, y por qu no? quizs, promisorios.
Ciertamente, ste no es, ya, un lugar de arribo. Es ms, consideramos fundamental mantener este movimiento de un modo permanente. Digmoslo as: de nuestras certezas provisorias a nuestras prximas incertidumbres.

La cuestin de base, personal, es: estamos dispuestos a que nuestras certezas se transformen en incertidumbres?. Dicho fcilmente, ya estamos, siempre, bajo esa posibilidad. La cuestin es, si nos acercamos a esas incertidumbres o las rechazamos sin querer percibirlas.
El rechazo de nuestras dudas o ignorancias transforma a las certezas en creencias. Y no es otra la verdadera significacin de la palabra dogma. Dogma es creencia, creencia firme, inamovible, inconmovible. Si nos gua un sistema de dogmas no seremos otra cosa ms que dogmticos.
Porque firmemente sentimos y pensamos que es necesario plantear un tipo de cuestionamiento distinto en el camino del pensar y del hacer, nos proponemos un lugar de encuentro. Un lugar de encuentro para qu?. Para que sea posible el dilogo, el intercambio, la discusin, y que as, de ese modo nuestros conceptos tericos y nuestras prcticas fundadas en ellos no tengan el sesgo de lo dogmtico. Hemos denominado -junto con otros- "transdisciplina" a este mtodo peculiar de intento de trabajo.

Dos puntualizaciones ms an son necesarias. Uno, la transdisciplina, tiene el carcter de un proceso, esto es, desde cada disciplina, con sus puntos de vista y perspectivas, podramos arriesgar, estrecha, como palabra que defina esa situacin? a un encuentro con otras. A esto lo podramos llamar: "momento transdisciplinario". Qu va a suceder all, inter, entre las disciplinas? No lo sabemos.
Es aqu que consideramos nuestra segunda puntualizacin. Esta es el carcter de intento que lleva en s nuestra propuesta, y en su carcter de intento siempre va a ser algo a mejorar, a corregir, a modificar por todos aquellos que en ella participen.

Cul es el intento?. El acontecimiento transdisciplinario. Poder llegar por el encuentro interdisciplinario a otro momento ms all de lo inter, entre. Tendr el calificativo de acontecimiento si produce una modificacin singular en los que all participan; singular porque no ser la misma para todos, sino que ser diferente o ninguna, para cada uno de ellos. Luego, el camino es el retorno a la propia disciplina, pero transformados por lo que aconteci en el encuentro.

Esquematizando lo anterior tenemos:

a. La disciplina propia (teora y praxis)
b. Encuentro interdisciplinario
c. Momento transdisciplinario (acontecimiento)
d. retorno diferente a la disciplina propia

Por supuesto que nuestro planteo no es algo aislado. Similares cuestiones vienen siendo trabajadas en mbitos locales (instituciones, fundaciones, grupos de investigacin), o en mbitos extranjeros (congresos, universidades, institutos de investigacin). Pensadores (E. Morin, E. Lasz) y cientficos (I. Prigogine) hablan e intervienen sobre la transdisciplina.

Lo que aqu proponemos es nuestra manera de considerar y dar una forma provisoria -en tanto los distintos momentos planteados- a algo que creemos necesario realizar: un intento.


En el intento de esta propuesta est la presencia de una escritura que por sus trazos vehiculiza una posibilidad. Escritura y dilogo se entrecruzan para designar una temtica, para presentar una problemtica, para generar espacios, para dar formas a diferencias, para producir desde lo no sabido, para concluir en un suceso no previsto. Claro est que estos tems: temtica, problema, espacio, diferencia, no sabido y acontecimiento deben ser desarrollados oportunamente y de una manera previa, para constituir un dispositivo, junto con las nociones de dilogo y escritura.


Artculos relacionados:

Transesttica - Jean Baudrillard. >>>
Transexual - Jean Baudrillard. >>>
Transeconmico - Jean Baudrillard. >>>
Insistencia - L.Prato / S.R. >>>
El "trans" de transdisciplina - S.R. >>>
Metodologa de lectura transdisciplinaria - S.R. / R. Campopiano >>>
Transdisciplina? - S.R. >>>

Revista Con-versiones

copyright 2005 Todos los derechos reservados.