Mapa del sitio Quienes somos Comunquese con nosotros Newsletter

Tema Versiones SeXualidad? Ver todas las notas de esta seccin


Avergonzados

Jean Allouch

Traduccin: Graciela Graham

El 23 de noviembre de 2003, en Pars, la cole Lacanienne de Psychanalyse (ELP) y la asociacin Caritig (Centro de Ayuda, de Investigacin y de Informacin sobre la Transexualidad y la Identidad de Gnero) propusieron, a los miembros de sus comunidades respectivas, una jornada centrada sobre dos cuestiones conexas: "Los psi son transfbicos?" y "Lesbianas, gays, bi, trans el mismo combate?" Fue al menos en Francia, la primera vez que se juntaron psicoanalistas y trans en una misma sala y en una misma tribuna. Hasta entonces los psicoanalistas hablaban de los transexuales (no haber tenido ninguna clase de encuentro no les resultaba molesto para escribir a propsito de ellos); esta vez: hablaron con ellos. El debate fue abierto por la reciente traduccin al francs de Sex Changes (Le mouvement transgenre, changer de sexe, Pars Epel, 2003) una de las numerosas obras de P. Califia, autor prolfico que escribi tres colecciones de nouvelles: Macho Sluts, No Mercy. Melting Point, firmado como Patricia Califia, tortillera (gouine) cuir. Luego, bajo el nombre de Pat Califia: Public Sexe, una serie de textos sobre el sexo radical, de Diesel Fuel, una coleccin de poesas y de Sensous Magic, un manual S/M para parejas aventureras y, en fin, bajo el nombre de Patrick Califia otro Sex Change. Es tambin autor de una coleccin de artculos titulados Speaking Sex to Power (se habr captado que es un blanco muy accesible en Google).
Ahora bien los lacanianos, sin embargo, extensamente convocados ese da y siendo tan abiertos al otro -no es cierto?- (hasta el punto de admitir dos, sin dificultad) se distinguieron en la ocasin por una abstencin caracterizada, que tena todo el aire de un noli me tangere.
Por lo que a m concierne, la pregunta se formulaba as "Tena yo la legitimidad para presidir una de las dos sesiones?" Esa pregunta me vena de lejos, exactamente... de Argentina. En efecto mientras daba un seminario en Crdoba, uno de los participantes crey poder darme en mano una fotocopia de Sex Changes. Conclu que yo era considerado susceptible, en razn de las palabras que haba sostenido, de recibir ese regalo notable. Esa persona ha nacido con una malformacin congnita mdicamente designada como Sndrome de Rokitanski, sin cavidad vaginal y sin tero, pero con una vulva y con caracteres sexuales secundarios bien caractersticos. Siendo adolescente, su padre consult a los mdicos especialistas, que consultaron a su vez la opinin de una psi, que desde lo alto de su saber, zanj: ella era una nia, y que se le sea dicho. Solamente que, he aqu que ella se saba un muchacho -lo que fue seguido por una fuertemente dolorosa y reiterada ciruga-. Pregunta: un psicoanalista est fundamentado para decretar cul es el gnero (gender) de alguien? De significar a alguien y a su entorno cul es su posicin en la ertica? A jugar al experto? La respuesta es no y eso concierne a todos y a cada uno. Un psicoanlisis no identifica en un gnero, si l identifica as, no es un psicoanlisis. Dicho de otra manera: el objeto causa de deseo no se presta a ser representado.

Ese experto, lo preciso ahora, era lacaniano. Su toma de partido compromete a todos y cada uno de los pertenecientes a la misma comunidad. Testimonia que el psicoanlisis lacaniano no ha sabido sostener su lugar respecto del transexualismo. Sostener su lugar? Eso quiere decir mantenerse radicalmente fuera de la medicina y fuera de la pastoral.
La obra de Patrick Califia pone las cosas a la orden del da y no deja de resear ciertos relatos donde los psi intervienen no menos intempestivamente que en el caso citado ms arriba. Puede ser leda como una lista de horrores cometidos por los psi. El Dr. Harry Benjamin, del que dir ms adelante a qu posicin sirvi su coraje, a un hertico como Lacan y que como l roz la interdiccin de batallar contra los psi, y esto desde 1953 (Califia, ob. cit., p. 29), el ao del "Discurso de Roma". Sin embargo durante medio siglo, no hemos visto acontecer nada, pero nada. Una tal ceguera vale como falta, pero una falta tanto ms caracterizada del lado de los lacanianos que no cesan de hacerse grgaras con la tica. A menudo se preguntan por qu Epel (Ediciones y Publicaciones de la cole Lacanienne) publica en Francia a Leo Bersani, Vernon Rosario, Judith Butler, David Halperin, Lynda Hart, Mark Jordan, Jonathan Katz, Elisabeth Ladenson, Gayle Rubin, John Winkler; por qu la revista L 'Unbevue, toma las posiciones que se saben (o mejor dicho que no se saben). Respuesta: para que, al fin, el movimiento lacaniano cese de ser insensible a lo que le es contemporneo en la ertica. El tiempo dir qu parte de ilusin vehiculiza semejante apuesta.
Dejo aqu a aquellos que han sufrido los daos sealados de la pastoral lacaniana, la ambigua felicidad de caracterizar como "transfbicos" a aquellos que han cometido esos daos. Es una provisoria alegra; es cierto, devolverle al mal entendedor su horripilante medicina, de alegremente imitar al pastor mdico que l habr sido. Es entonces ahora su turno de ser diagnosticado. Pero "transfbico" qu quiere decir? Para responder prolonguemos el gesto, metmonos en la teora en lo que ella ofrece de ms plano, ella viene a indicar que ese experto fbico no est castrado. De la castracin, los transexuales, ellos conocen... Tener que soportar senos, cuando se es un FtM (female to male), un pene cuando se es MtF (male to female) es estar imaginariamente castrado. "Imaginariamente" no quiere decir que no cuenta, no es cierto?
El traductor al francs de Sex Changes es FtM. El azar ha querido que uno de nuestros encuentros haya tenido lugar justo despus de la operacin que lo liberaba de sus senos (estaba prevista luego una vaginoplasta). Entonces me salt a la cara, en Patrick Ythier (se trata de l) ese da una felicidad tan radiante, que no me qued ms que darme cuenta de que jams haba visto tal cosa en ningn psicoanalista lacaniano. Yo tuve entonces una vergenza, una vergenza de Jacques-Marie Lacan, quien recibiendo a un transexual para su presentacin de enfermos, tuvo palabras que no deseara reproducir, vergenza de m mismo por haber tornado tan tarde la posicin que aqu digo, vergenza del movimiento freudiano. No, yo no tena la legitimidad para presidir la primera sesin de un coloquio que reuna trans y psicoanalistas, eso estaba claro.
David Halperin cuenta esta ocurrencia: luego de haber festejado alegremente la gay-pride, los gays se encuentran y se dicen: "Bueno, ya es suficiente, ahora, es el gran tiempo de volverse vergonzosos" Ha organizado recientemente, en Ann Arbar donde ensea, un importante coloquio sobre la gay shame de la que se espera su prxima publicacin.
Pero qu ha pasado para que hayamos llegado los psicoanalistas all, para que los psicoanalistas se encuentren en tan desastrosa posicin? La frase decisiva de Harry Benjamin se encuentra en la pgina 53 de la obra de Pat Califia: "Si por caridad o en nombre del buen sentido, no podemos modificar la conviccin (de que hay error sobre el sexo) para adaptarlo al cuerpo no deberamos, en ciertas circunstancias, modificar el cuerpo para adaptarlo a la conviccin?" Que yo sepa, nadie afirma que as se encuentren resueltas todas las cuestiones planteadas por los transgneros. Pero tampoco nadie puede dudar de que la va as abierta ha aportado a los trans un alivio, cuya medida exacta es dada a contrario, por el grado de encierro en el cual los psi los mantienen, sobretodo llamndolos psicticos (y eso contina).
Segn mi experiencia es felizmente rarsimo, entre los lacanianos, hacer de un analizante, cuando se habla de ste pblicamente (s, se lo hace pero con qu beneficio? o en provecho de quin?), el objeto de mofa o de burla general. Es, sin embargo, lo que aconteci en esa poca afortunada presentacin de enfermos que evocaba ms arriba. Eso debera haber alertado. Alertado sobre qu? Sobre el hecho de que es toda la empresa llamada "psicopatologa" la que se encuentra de este modo recusada. Todo pas como si Jacques-Marie Lacan hubiera olvidado su ternario, y gracias a ese olvido, sali de su bolsillo la vieja "realidad", la misma que su ternario recusaba. Y las cosas siguieron su curso. No fue bello, en efecto? Freud, tratndose de psicosis, haba hablado de prdida de realidad", y he aqu alguien en quien esa prdida de realidad apareca de la manera ms patente, alguien que, digmoslo, no quiere saber nada de la realidad de su gnero tal como lo determina "necesariamente" su cuerpo propio. Tenemos regocijada el alma de Freud y nuestra teora confirmada. Se deja de lado fcilmente que en otra parte, sin que incluso lo sepamos, gracias a Dios, se pagarn los platos rotos, se pagar el precio.
La psicopatologa como la psiquiatra, se funda sobre "el poder que detenta la medicina de decidir el estado de la salud mental de un individuo" (1). Ya en 1954, en su introduccin a la obra de Ludwing Binswanger, Le Revue de l'existence, Michel Foucault denunciaba la propensin de los psiquiatras a "considerar la enfermedad como un proceso objetivo y al enfermo como una cosa inerte donde se desarrolla el proceso" (2). Por poco que a la luz de esos sealamientos se relean los clsicos de esas dos disciplinas y tambin de un buen nmero de textos "psicoanalticos" se revelar hasta qu punto (y en qu punto estratgico las opiniones sostenidas) el trmino "proceso" e incluso "desarrollo" hacen su aparicin en forma reiterada. Esto llega a veces a convertirse en un verdadero tic de lenguaje. Es como si la discusin del problema del "proceso" tratado por Lacan en su tesis (3), como si el paso de costado que fue operado entonces con relacin al proceso no hubiera producido prcticamente ninguna consecuencia. Ese paso al costado deba conducir a Lacan a Freud (donde floreca sin embargo el "proceso psquico"). El proceso es una de las cuestiones gracias a las cuales alguien se permite saber qu es la salud mental de otro. Si el psicoanlisis tiene un inters, un alcance, una incidencia, en una palabra una especificidad, no puede ser otro que el de abstenerse radicalmente de ejercer ese poder sobre el que se fundan la psiquiatra y la psicopatologa Al psicoanalista se le otorga un poder que no ejerce, salvo si abandona su funcin de psicoanalista.
Ahora bien "el transexualismo" (aquellos que estn frontalmente concernidos prefieren hoy hablar de "transgnero" -transgender,transgenderism-) ofrece al psicoanalista una irrefutable prueba de su extravo en la psicopatologa. Otro "prejuicio" de esta disciplina con la que los psicoanalistas flirtean, sin incluso saber por qu, es que a cada "estructura" clnica (como se las llama) corresponde una cierta configuracin libidinal, una cierta manera de posicionarse de la libido de estos individuos, as categorizados. Eso ser, entonces, verdadero para los neurticos (se ensea, castracin), para los perversos (se ensea, denegacin), para los psicticos (forclusin). Y los transexuales se alojarn, con algunos matices diferentes en el caso de los psicticos. Todo est entonces de lo mejor y en el mejor de los mundos clasificatorios. Sin-embargo aparece una objecin, cul? Consiste en el hecho de que aquel que quiere atravesar la barrera de los gneros, construida culturalmente y convertirse en lo que l/ella es, a saber un hombre, una mujer, puede desearlo con una intencin muy diferente que otro que sin embargo, emprende el mismo camino. Se puede querer cambiar de sexo para al fin poder asumirse como gay (FtM), lesbiana (MtF), bi (FtM,MtF), htero en el sentido de ser buen pap (FtM) o buena mam (MtF). Se dice que esto ha sucedido. Dicho de otra manera, y en esto precisamente reside la objecin, en esto reside la leccin que, saco de esta variedad, el cambio de sexo, tal como lo problematizan los trans, no tiene nada que ver con los emplazamientos de la libido. Por consecuencia se admitir que el transexualismo no podr ser en ninguna ocasin una categora psicopatolgica. Es de otra cosa que se trata. De qu? Usemos la palabra: ontologa, de una manera de abordar la pregunta "Quin soy?", o aun, segn la ltima enseanza de Foucault, "de tener cuidado de s".

No puedo concluir mejor que dejndole la palabra a Pat Califia, en una de sus instructivas ancdotas, que l sabe relatar tan bien: "Romper los prejuicios es el trabajo de toda una vida. Recientemente tuve una experiencia muy instructiva. He descubierto que una de las damas que frecuentaba desde hace largo tiempo, era transgnero. Ese descubrimiento, me dio pena, pues me gusta creer que mi sistema 'radar' localiza bien tanto a los trans, como a los gays. Ella no tena la intencin de mentirme: pensaba que yo ya lo saba. Dado todo lo que haba hecho para informarme sobre la transexualidad, pens que eso no hara ninguna diferencia. Pero me encontr sorprendida (en femenino, este relato es del tiempo en que Patrick era Patricia) al mirarla de forma diferente. De pronto sus manos me parecan demasiado grandes, su nariz rara, y qu decir de la nuez de Adn? No tena una voz un poco grave para una mujer? No era terriblemente autoritaria, exactamente como un hombre? Y, mi Dios qu peludos eran sus antebrazos! Cuando me sorprend pensando esto, re aunque haba un poco de tristeza en mi risa. La transfobia es muy difcil de erradicar. El gnero no es solamente un problema terico o poltico. De todos los temas 'personales entonces polticos', este es el ms personal de todos. El miedo a los transexuales est en cada uno directamente ligado al miedo a su 'yo' de sexo opuesto".


El siguiente artculo fue publicado en el Peridico Imago Agenda. N 93, septiembre 2005 Pg. 3, 4 y 17.

(1) Michel Foucault "Le monde est une grand asile", en Dits et Ecrits, Galimard, Pars,1994.
(2)
Pars, Descle de Brower, 1954. p 104. Ver tambin Dits et Ecrits. Debo alrecuerdo de esas dos referencias Jacques Lagranges, "Situacin del curso" en Michel Foucault. El poder psiquitrico, Curso en el Collage de France 1973-74, FCE, Buenos, Aires, 2004.
(3) Discusin que mantuve a mi turno en Marguerite, ou l'Aime de Lacan, 2da edicin, Epel, 2003.

Comentarios:
- J.Allouch hace referencia a la presentacin de enfermos. Ver caso Corinne, 27 de febrero de 1976.
- En relacin a este artculo, Allouch remarc: No necesito clasificar gente (UBA conferencia del 26-10-05) Insisti, tambin, en que los analistas no leamos a Michel Foucault, tal vez porque no estaba indicado. No obstante, sugera adentrarse en la lectura del autor, puntualmente, y en esta conferencia citada, nos reenvi a El poder psiquitrico


Enlaces a Ncleo Temtico Versiones SeXualidad?:

Para una primera presentacin de Versiones: SeXualidad? - Vanesa Guerra >>>
Avergonzados - Jean Allouch >>>

Cuando el falo falta... - Jean Allouch >>>
El poder psiquitrico - Michel Foucault >>>
Existe una vida intelectual progresista en Francia - Didier Eribon >>>
Las relaciones de poder penetran en los cuerpos - Michel Foucault / L. Finas >>>
Entrevista a David Halperin - Mariano Serrichio >>>
La palabra inaugura territorios - Transgeneridad - Sandra Silvina Soria >>>
Homosexualidad, una categora en crisis - David Halperin >>>
Polticas de gnero en el neobarroco: Alejandra Pizarnik y Marosa di Giorgio >>>
Freud, la homosexualidad masculina y los americanos - Henry Abelove >>>
Bibliografa sobre teora queer >>>
El deseo como filosofa - Judith Butler/ Regina Michalik >>>
Lacn, el feminismo y la diferencia de sexos - Danile Lvy >>>
Metafsica - Gnero - Aristteles >>>
Lacan y las minoras sexuales - Jean Allouch >>>
Los nuevos territorios de la diversidad - Sandra Soria >>>

Otros enlaces propuestos
Las redes del poder - Michel Foucault>>>
Nosotros los victorianos - Michel Foucault>>>
Transexual - J. Baudrillard>>>
Introduccin: Rizoma - Deleuze-Guattari >>>

Destacados, comentarios y enlaces propuestos: V.G.

Con-versiones, Noviembre 2005

copyright 2005 Todos los derechos reservados.